Uso racional de la energía

Se entiende como la adopción de un conjunto de medidas, justificadas económicamente, para optimizar la utilización de un recurso energético, desde la producción, transformación, transporte, así como en el uso final más eficiente.