Acceso a la energía

Es una condición que se basa en el uso efectivo de un servicio energético, mediado por  condiciones socioeconómicas, es decir, implica que exista cobertura del servicio pero además que la población cuente con los medios y posibilidades para acceder a él. El acceso en términos de energía implica que el uso de ésta sea asequible, fiable, sostenible, inclusivo, moderno y seguro.